Crisálida Taller Psicomotriz

Está en:

Retraso en el desarrollo psicomotor

Esta noción implica, como diagnóstico provisional, que los logros del desarrollo del niño (motricidad gruesa y fina, aptitudes sensoriales, cognitivas e interactivas), aparecen con una secuencia lenta para su edad y/o cualitativamente alterada, a lo largo de los primeros 30-36 meses de vida.

El cuidadoso estudio y seguimiento clínico del infante, permitirá aclarar si se trata de:


Es preciso diferenciar el retraso psicomotor de una Regresión Psicomotríz, como manifestación de encefalopatía progresiva, con o sin alteración metabólica identificada.

En cualquier caso, mientras se determina la verdadera causa del retraso psicomotor, la acción más indicada es iniciar, lo antes posible, un programa terapéutico serio de Estimulación, que atienda todas las áreas del desarrollo (motora, comunicativa, cognitiva y psicosocial) y se suministre con la intensidad y frecuencia suficientes, hasta tanto se logre corregir en el niñ@, el desfase entre la edad cronológica y el desarrollo esperado.

Alteración de la coordinación central

Actualmente, los neonatos se ven enfrentados a un sin número de factores de riesgo, que pueden ocasionar alteraciones en su desarrollo psicomotor. Puesto que en los primeros meses de vida, y antes de culminar el primer año, no es posible hablar de un déficit motor específico, los Neuropediatras y Pediatras realizan un diagnóstico provisional, denominado alteración de la coordinación central o alteración central del tono, que puede ser de diferentes grados (leve, moderado o severo) y estar acompañado de alteraciones posturales que limitan el adecuado desempeño motor del niño.

imagen alusiva al retraso psicomotor

Dentro de los factores de riesgo más comunes encontramos: los factores de riesgo prenatales (embarazos múltiples, incompatibilidad Rh, amenaza de parto prematuro o aborto, retraso de crecimiento intrauterino, etc.), perinatales (hipoxia intrauterina, placenta previa, parto asistido con fórceps, sufrimiento fetal, bajo peso) y postnatales (ausencia de succión y dificultades de deglución, hipoglicemia, hiperbilirrubinemia, enfermedades respiratorias agudas posnatales, entre otras).

Todos estos pueden ocasionar dificultades en la coordinación cerebral, lo cual se refleja, en un inicio, en la postura y movimiento del niño.

La detección e intervención temprana de los trastornos del desarrollo, es esencial para ofrecer a los infantes un mejor desempeño en sus habilidades, no solo motoras, sino también, sensoriales, de lenguaje y cognitivas; de lo contrario, los niños pueden llegar a presentar pequeñas o medianas deficiencias en las áreas anteriormente mencionadas.

Cl 121 No. 71A - 34 Tel: 643 3707 Telefax: 617 9213 Bogotá, Colombia taller_crisalida@hotmail.com

sigamos en contacto
vigilado Supersalud