Crisálida Taller Psicomotriz

imagen alusiva a los detalles innovadores
Está en:

Preguntas frecuentes

1. Mi hij@ tiene 18 meses y aun no dice claramente ninguna palabra, ¿debo consultar al pediatra?
Un niñ@ entre los 18 y 24 meses, debe decir aproximadamente 20 palabras; por lo tanto su hij@ requiere de una evaluación por fonoaudiología  para determinar si  presenta un  retardo en el desarrollo del lenguaje, el grado de desfase y la causa del mismo. A partir de los hallazgos, de debe diseñar para él, un programa de estimulación que contemple la función motriz oral y la forma del lenguaje.
2. Si un niñ@ de 3 años no habla claro, no se le entiende la mayoría de sus palabras, ¿cuándo ingrese al  colegio, superará estas dificultades?
A los tres años un niñ@  ha adquirido la mayoría de los fonemas, es decir, su habla debe ser  inteligible. Si llega al colegio con estas dificultades de articulación, tendrá tropiezos  en su aprendizaje y socialización, y hacia los 5 años, su proceso lecto-escrito será complicado.
3. Mi hij@ cursa segundo de primaria y presenta inversión, omisión y sustitución de letras y números. ¿Requiere terapia? ¿Podrá superarlo rápidamente?
El niñ@ debe ser evaluado en las áreas de Terapia Ocupacional, Fonoaudiología y Pedagogía, para identificar cual es el origen de la dificultad y cuáles  son las estrategias más idóneas para tratarlo. Con un adecuado proceso terapéutico, y  siempre y cuando no presente un compromiso neurológico de base, muy probablemente su hijo superar rápidamente estas deficiencias.
4. Mi hij@ tiene 6 años de edad, confunde las letras, no identifica con claridad las vocales y por ello se le ha dificultado avanzar en el proceso lecto-escrito. ¿Podrá llegar a leer y a escribir correctamente?
Es necesario establecer con claridad que  aspectos del aprendizaje están comprometidos en el niñ@, para poder definir los objetivos de tratamiento. Con una oportuna y consistente intervención interdisciplinaria, el niño logrará identificar todos los grafemas y hacer un proceso lecto-escrito adecuado. Es importante aclarar que esto solo es posible, si el niñ@  no tiene otro tipo de compromiso asociado: déficit cognitivo, retraso global del desarrollo, autismo, entre otros.
5. Mi niñ@ tiene 8 años y aún tiene dificultades para sumar, restar y para resolver problemas matemáticos simples. ¿Necesita de apoyo terapéutico para continuar con su proceso?
Su hijo necesita apoyo terapéutico y pedagógico, pues probablemente no contó con un trabajo pre-matemático adecuado y lo suficientemente sólido. La intervención deberá encaminarse a resolver los vacíos conceptuales: número, cantidad, cuantificadores (más que, menos que, muchos, pocos), suma, resta y multiplicación, y a  desarrollar las habilidades implicadas en la comprensión lectora: analizar, deducir, inducir, sintetizar, concluir. A los ocho (8) años, un niño o niña debería estar en capacidad de resolver problemas matemáticos cotidianos utilizando las operaciones básicas: suma, resta y multiplicación.
6. Mi hij@ tiene un déficit de atención con hiperactividad,  ¿se curará con terapia?
Este diagnóstico debe ser emitido por un Neuropediatra y/o Psiquiatra Infantil, pues este compromiso implica unas alteraciones importantes a nivel del funcionamiento cerebral. Esta condición acompañará a su hijo toda la vida, no es curable, pero el tratamiento terapéutico, principalmente en el área Ocupacional, le ayudará a desarrollar autocontrol, a moderar su impulsividad, lograr niveles funcionales de atención, estimular la memoria y desarrollar las funciones ejecutivas (auto seguimiento, auto conciencia, volición o motivación, acción con propósito y planificación), buscando que logre niveles crecientes de autonomía e independencia.
De acuerdo al criterio médico, es posible que su hij@ llegue a necesitar medicación.
7. Mi hij@ es desorganizado, se atrasa en los cuadernos, no es capaz de llevar la agenda al día, pierde sus cosas en el colegio y no le va bien académicamente. ¿Qué puedo hacer?
Lo más probable es que su hijo no haya logrado el desarrollo armónico de las funciones ejecutivas:
  • Auto Seguimiento:capacidad de retroalimentar la propia conducta y realizar los ajustes requeridos.
  • Auto Conciencia: Conocimiento de sus propias limitaciones.
  • Volición: Intención de iniciar actividades. motivación, deseo de conocer, concreción de los pensamientos. Supone la libre elección de seguir o rechazar una inclinación. Lo volitivo debe tener un fin, que es conciente; un objeto de conocimiento del sujeto
  • Acción con propósito: Capacidad para iniciar y ejecutar una tarea a partir de una ideación y planeación.
  • Planificación: Capacidad para llevar a cabo un plan, considerando todas las posibles consecuencias, demostrando flexibilidad y capacidad de adaptación.

Su hijo necesita Terapia Ocupacional para poder organizarse, planear y priorizar tareas, aprender métodos de trabajo y resolver problemas cotidianos. Trabajando estos aspectos, muy seguramente su hijo mejorará académicamente.
8. Mi hij@ tiene 6 años, su desempeño académico es bueno, pero su comportamiento no es el esperado, ni en el colegio ni en casa. Tiene problemas con el manejo de la norma y la disciplina,  es rebelde, contesta mal, reta al adulto. ¿Qué puedo hacer para mejorar su comportamiento?
Es conveniente que los padres soliciten asesoría con la Terapeuta Ocupacional y con la educadora, para aprender a analizar los comportamientos disruptivos de su hij@:

  • Antecedentes: cuál es la situación que desencadena el comportamiento no deseado.
  • Consecuencia: lo que hace el adulto frente al comportamiento, cómo reacciona.
  • Función: Porque o para qué asume el niño este comportamiento.

A partir de este análisis, se podrán diseñar planes proactivos y reactivos  para modificar los comportamientos inadecuados y favorecer los deseados.

También deberán aprender a jerarquizar los refuerzos y consecuencias y reconocer  el momento oportuno en que deben aplicarlos.

De debe tener presente que los comportamientos disruptivos, si no se  re-direccionan a tiempo, terminarán comprometiendo el desempeño académico y social del niñ@. Los programas de modificación de comportamientos suelen ser muy efectivos si se inician a muy temprana edad, después de los siete años los resultados no son tan halagadores.
9. ¿Por qué elegir a Crisálida sobre otras opciones?
Porque Crisálida ofrece un esquema único de habilitación que garantiza que cada uno de los niños y niñas reciban estímulos adecuados, para que desarrollen todo su potencial.
Estas son algunas de nuestras características esenciales:
  • El equipo interdisciplinario de Crisálida (Fisioterapeuta, Terapeuta Ocupacional, Fonoaudióloga, Educadora Especial, Especialista en Terapias Alternativas, Pedagogo Musical), no sólo comparte el mismo espacio físico, sino que realmente adelanta un trabajo coordinado para ofrecer a cada usuario un programa coherente, con unas metas claramente definidas y cuyos logros se refuerzan permanentemente desde cada área.
  • Somos un número considerable de profesionales que atendemos un grupo reducido de niños. Esta condición nos permite garantizarle a cada uno atención individual, personalizada, intensiva y, el máximo de confort y cuidado.
  • La institución está en capacidad de brindar el estimulo suficiente al niño y no descarga en los padres la responsabilidad terapéutica.
  • Contamos con unas instalaciones adecuadas y confortables, en donde hemos creado un ambiente armónico adaptado a las necesidades de estimulación de los niños, que les da la oportunidad de utilizar la información que se le suministra y expresar una respuesta coordinada y funcional.
  • Nuestro esquema de trabajo permite que el niño aplique en su cotidianidad las habilidades que va desarrollando, con el acompañamiento experto que requieren; así logran niveles crecientes de autonomía e independencia.
  • Los costos no se comparan con la altísima calidad del servicio que presta Crisálida.
10. Con ustedes, mi hijo(a) logrará ser un niño normal?
No pretendemos que este programas cure una discapacidad, de ninguna manera podemos desconocer el compromiso estructural y funcional que implica un daño neurológico, sea cual sea su origen (genético, metabólico, traumático, etc.).

Lo que Crisálida busca es que el niñ@ alcance el máximo desarrollo de sus potenciales motores, comunicativos y cognitivos, para que pueda ser una persona funcional, autónoma e independiente, capaz de resolver problemas cotidianos, adquirir conceptos prácticos, relacionarse con otros y con el ambiente, y expresar sus sentimientos, necesidades y emociones. Les podemos asegurar que el programa terapéutico ofrecido por Crisálida tiene un valor incalculable en la configuración de la identidad del niñ@.
11. ¿Hasta dónde logrará llegar mi hijo con el tratamiento que ustedes ofrecen?
Creemos que a pesar del compromiso neurológico que pueda tener un niñ@, existe en él(ella) unas determinadas potencialidades que debemos descubrir y desarrollar. Estamos seguros del efecto positivo e inmediato que genera la calidad de nuestro programa de habilitación en las funciones y cualidades motoras, comunicativas, intelectuales y psicosociales del niñ@; pero el pronóstico de cada infante está sujeto, además, a otras variables:
  • Lo precoz que haya sido la iniciación de las intervenciones terapéuticas.
  • La constancia con que asista al programa de habilitación.
  • La resonancia y compromiso familiar con el programa propuesto.
  • El grado de daño neurológico que haya ocasionado la lesión.
12. ¿Cuál es el perfil de las familias que tienen éxito en Crisálida?
La actitud de los padres determina en gran medida, el nivel de habilitación que pueda alcanzar el niño; por esta razón, es muy importante resaltar aquellas características que les facilita ser resonantes con el programa propuesto por Crisálida:
  • Aceptan en toda su dimensión la verdadera condición de su hij@ y son capaces de verl@ con objetividad.
  • Son conscientes de que su hij@ tiene unas condiciones y unas necesidades "particulares" que solo pueden ser atendidas por un equipo profesional experto.
  • Saben que el compromiso neurológico de su hijo(a) puede afectar más unas habilidad que otras, pero que en últimas implica en mayor o menor grado a todas las áreas del desarrollo; por lo tanto, creen en la importancia de un programa interdisciplinario.
  • Desean brindar a su hij@ una atención oportuna y de excelente calidad, que le proporcione todas las herramientas necesarias para que logre el mayor nivel de funcionalidad, independencia y autonomía.
  • Tienen la certeza de lo importante y definitivo que es su participación y compromiso en la habilitación de su hij@; por lo tanto, están prestos a atender nuestras sugerencias.
  • Confían en el profesionalismo, objetividad y experiencia del equipo humano de la Institución y valoran nuestra opinión antes de tomar decisiones.
13. ¿Qué tanto afecta a mi hijo estar rodeado de otros niños con discapacidad?
La atención individual y personalizada que ofrece Crisálida, garantiza que cada niño y niña reciba todo lo que necesita, pero sólo lo que necesita; por lo tanto, el progreso o estancamiento de sus compañeros no le afecta.
Por otra parte, el que seamos un número considerable de profesionales a cargo de un grupo reducido de niños y niñas, nos permite estar atentos a cualquier situación que se presente en los momentos en los cuales comparten un mismo espacio e intervenir a tiempo para corregir una actitud inapropiada en uno de ellos. Así, el niño y la niña tienen la oportunidad de retroalimentarse a partir de las indicaciones y correcciones que se le hagan a los otros.
14. ¿No sería más conveniente que mi hij@ estuviera en un ambiente "normal", por ejemplo en un jardín regular?
Es muy importante no perder de vista que un niñ@ que tiene un compromiso neurológico, cualquiera que este sea, requiere la atención de un equipo profesional experto. 
Teniendo en cuenta que la plasticidad cerebral tiene su mayor auge en los primeros seis años de vida, es fundamental que en este periodo se dé prioridad al proceso terapéutico. La acción más indicada es iniciar, lo antes posible, una intervención seria, que se suministre con la intensidad y frecuencia suficientes, y se mantenga hasta tanto se logre corregir en el niñ@, el desfase entre su edad cronológica y el desarrollo esperado, o alcance el más alto nivel de funcionalidad e independencia posible, según su nivel de compromiso.
El ideal de Crisálida es acompañar a los niños y las niñas en todo su proceso de desarrollo hasta su segunda infancia, y facilitarles que superen al máximo sus dificultades en todas las áreas. Aproximadamente hacia los siete años, algunos niñ@s tendrán suficientes herramientas que les permitirá hacer parte de un programa de integración en educación regular, y alcanzar las metas que ella plantea, seguramente con  apoyo terapéutico y de un educador especial.
15. ¿Cuáles son los requisitos para que un niño en situación de discapacidad ingrese a un programa de inclusión escolar  en un colegio regular?
El compromiso cognitivo del niño debe ser leve, es decir, debe tener  las siguientes habilidades:
  • Capacidad de aprendizaje.
  • Seguimiento de instrucciones semi-complejas.
  • Tener periodos de atención mínimo de cinco minutos.
  • Tolerar la ejecución de una actividad de principio a fin (iniciarla, mantenerse en ella y terminarla, con autonomía) y ser capaz de mantenerse sentado en su puesto para recibir una clase de 30 minutos.
  • Mínima habilidad de análisis y síntesis.
  • El niño debe ser funcional en su comunicación ya sea de forma oral o utilizando un sistema alternativo de comunicación.
  • Debe ser independiente en el control de esfínteres, higiene menor, alimentación y vestido.
  • Debe tener un comportamiento socialmente aceptable, no debe auto-agredirse, ni agredir a otros, ni tener conductas que transgredan su intimidad ni la de los demás.
  • Debe demostrar tolerancia y manejo de la frustración.
16. ¿Qué pueden esperar los padres de un programa de integración escolar?
Si sus perspectivas apuntan al proceso de aprendizaje, no pierda de vista las capacidades reales de su hij@ y considere seriamente si posee los requisitos anteriormente expuestos. L@s niñ@s en condición de discapacidad que no cumplen con el perfil descrito y son integrados al sistema escolar regular, no logran aprender los contenidos académicos del currículo formal y generalmente no adquieren un proceso lecto-escrito y matemático básico. Por otro lado, pierden la posibilidad de aprender habilidades funcionales como el manejo del dinero, la ubicación en la ciudad, conocer rutas de transporte, entre otros; pues estos temas no hacen parte de un programa escolar regular.
Si usted como padre dirige sus expectativas únicamente al proceso de socialización de su hijo, tenga en cuenta que el aspecto comportamental es fundamental para que el niño pueda integrarse con pares, así como el nivel de independencia y funcionalidad que le permitan desenvolverse en situaciones cotidianas: ir al baño, manejar su lonchera, desplazarse de forma autónoma por el colegio, usar adecuadamente sus objetos personales, los útiles escolares y el material de trabajo.
Si su hij@ presenta comportamientos altamente disruptivos (autoestimulaciones, hiperactividad, agresividad, etc.) o es muy pasivo y fácilmente manipulable, o no es lo suficientemente autónomo, será muy difícil que tenga éxito en su proceso de integración, pues podrá ser rechazado o ignorado por su pares y/o maestros.
El éxito en el proceso de inclusión escolar, también depende de la institución educativa que se elija, su posibilidad de comprometerse con el niñ@ y su proceso, su experiencia previa con niños en situación de discapacidad, el número de niños por grupo (máximo 15), la capacitación que  los docentes tengan para trabajar con esta población, la capacidad de hacer ajustes curriculares oportunos y eficientes, la planta física y sus adaptaciones.
Definitivamente son muchas las condiciones y muchas las variables que deben ser controladas para lograr un buen proceso de inclusión escolar. Por esta razón, los padres deben ser muy consientes de las posibilidades reales de su hij@ y estar muy bien documentados sobre las características de los diferentes planteles educativos. Decidir cuál es el espacio óptimo para que el(la) niña logre un desarrollo armónico, debe partir del análisis objetivo de  todos estos factores.

Cl 121 No. 71A - 34 Tel: 643 3707 Telefax: 617 9213 Bogotá, Colombia taller_crisalida@hotmail.com

sigamos en contacto
vigilado Supersalud