Crisálida Taller Psicomotriz

imagen alusiva al déficit en la integracion sensorial
Está en:

Déficit en la integración sensorial

El cerebro debe aprender a organizar y procesar los estímulos sensoriales y a usarlos para responder adaptativamente en una situación particular. Para lograr esto, el sistema nervioso central debe integrar la información que recibe del medioimagen alusiva al deficit en la integracion sensorial ambiente y del cuerpo a través de todos los sentidos, del movimiento y la gravedad. La habilidad para aprender y automatizar respuestas y actuar adecuadamente, depende de la capacidad del sistema nervioso central para hacer este proceso. El déficit en la integración sensorial, consiste en que la información que llega al cerebro no es bien interpretada.

El niñ@ debe aprender a conocer y disfrutar su cuerpo cuando interactúa con el medio ambiente. Debe sentirse seguro y reconocer los diferentes estímulos táctiles. El (ella) debe aprender a reconocer a que estimulo prestar atención y a cuales ignorar.

En los niñ@s, la disfunción en la integración sensorial se hace evidente con frecuencia a temprana edad. Son niños sanos, algunos con inteligencias superiores a la media, pero con comportamientos que sobresalen del común de los niños de su misma edad. Esta condición debe preocuparnos, pues compromete su futuro éxito escolar, su manera de relacionarse y su autoestima.

Estos niñ@s pueden mostrar una gran falta de control emocional, con reacciones exageradas y miedos a cosas habituales e inofensivas o a cualquier cambio en su rutina diaria. Tienen dificultad para prestar atención en clase y parecen no entender lo que se les dice. imagen alusiva al deficit en la integracion sensorialSe les califica como perezosos y muy inquietos y tienen problemas de aprendizaje. A menudo se les riñe y llama la atención, por lo que caen en estados de ansiedad y frustración. Como resultado, estos pequeños se vuelven apáticos, hiperactivos y agresivos, y pierden interés en las clases. Los métodos para modular el comportamiento, basados en los refuerzos -premios- y consecuencias -castigos-, no tienen el efecto deseado, pues lo que nos parece un comportamiento negativo susceptible de ser corregido es, en realidad, una reacción automática de un sistema nervioso desbordado.

El niño con déficit en la integración sensorial, se ve y se siente diferente a la mayoría de sus compañeros. Es fácil imaginar lo difícil que debe ser la vida para alguien que no puede ver o escuchar adecuadamente, es complicado imaginar que pasa con alguien que no es capaz de “entender” lo que está viendo y escuchando, pero lo más difícil es comprender a alguien que no interpreta los estímulos que recibe a través de su piel (sistema táctil) o que se desubica espacialmente cuando su cuerpo se mueve (sistema vestibular).

Es importante aclarar que las características enunciadas aquí, no son todas las que configuran el cuadro de síntomas de una disfunción en la integración neurosensorial (DIS), y además, no todos los niños con disfunción neurosensorial presentan los síntomas aquí enunciados. El niño puede presentar una sola, o una combinación de varios síntomas; lo cierto es que el comportamiento característico apunta en una de estas dos direcciones: retraso en el aprendizaje de habilidades y destrezas motoras propias de su edad cronológica o problemas de comportamiento de la organización personal social; en los casos más complicados, existe una combinación de ambos.

En sus investigaciones sobre la causa de los problemas de aprendizaje en los niños, Ayres encontró que existía un grupo de niños en los cuales la causa de su aprendizaje lento y su pobre comportamiento era el resultado de una inadecuada integración sensorial dentro de su cerebro.

Cl 121 No. 71A - 34 Tel: 643 3707 Telefax: 617 9213 Bogotá, Colombia taller_crisalida@hotmail.com

sigamos en contacto
vigilado Supersalud